San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

Nota 1300 - (3ª Época)

De esto y aquello

dic. 31, 2017 12:28

en Opinión

 Por el Dr. Felipe Martínez Pérez

Llevamos más de dos años esperando que todos los que se comieron el país, y aunque demasiado tarde, que por menos no puedan digerirlo en su totalidad y terminen donde, al parecer, no los quieren meter los que votamos para tal faena; y por ahí andan, de banquete en banquete.  Pues a aquellos que conocemos bien y a los que sin conocerlos los conocemos por el orillo, nos damos cuenta que luego de haberse deglutido la patria con excelente apetito no presentan dispepsia alguna, al menos se les ve que camaleónicos al uso, continúan interesándose por la patria, al punto, de enviar, como el nuestro, mensajes en que se aplaude a sí mismo, al decir que continuará trabajando por sus paisanos, los cuales cuando nadie lo esperaba y él en particular, le dieron la espalda y perdió por aplastamiento.

     No deja de llamar la atención que al bali lo han votado aquellos que no le conocen, y con cuentagotas, pero claro, la última, llena el vaso; mientras quienes le han visto crecer y acrecerse hasta las cejas, le han dicho no a la vieja confianza o exiliaron el miedo de seis añitos en que hizo de todo, hasta el tonto. Romper y prometer y humillar y entregar  puchos de casas, como la famosa correntina, y al cabo, la obra prometida y nunca terminada ha sido acabada por la provincia. Que curiosamente cada tanto instala kirchneristas en puestos clave, y sin rubor alguno. Y se van los que estaban o eran afines y algunos, hasta sabían de lo suyo. Y sucede que ante semejantes sucesos uno suelta la risa, y no de exaltado optimismo, sino de acendrado pesimismo pues se le ha vista actuar y por si no bastare se le ha visto más que la liga, en los astutos y poco estético malabares.

     Y ahora trata por todos los medios de no perder el tiempo, y se reúne de forma casi cotidiana con los bolivarenses que lo aman, a pesar del palo opuesto, pero todos dispuestos. Curiosamente la gente no lo quiere, pero lo quiere el reelegido. Y en eso anda. Con los que tienen poder y ver hasta dónde llega o puede llegar el blanqueo, pues sabe que si habla el preso habrá más presos y hasta de poca monta. Y aunque parezca mentira o cosa de mandinga se ha llegado a tal extremo en el blanqueamiento, o puesta en escena del olvido, o como es habitual,  sálvese quien pueda. Y en tal caso poco les importa  maldecir a quienes les han dado de comer y les han vuelto ricos y riquísimos. El otro día el bali en una entrevista concedida a no recuerdo que medio, cuyo titular decía que “el intendente de Bolívar apuntó contra De Vido” aparecía con cara compungida, casi meridiana al llanto, para decir supongo que con mucho énfasis que “aquellos que cometieron hechos de corrupción deben ser condenados”.

     Por supuesto, que `por sus  adentros temblaba, que hay instancias y medios que no se andan con chiquitas; porque el corrupto para serlo necesita del corrompido, quiero decir que son pecados compartidos. Claro que el bali sabe que no está diciendo una frase superficial; y en consecuencia, además de ver el calibre de la infamia, columbra el grosor del pecado. Que  algún día tocará a la justicia hurgar en él y espero que sin los amigos de siempre que, como la última vez, todo estaba en regla Y todo queda, como es habitual, en agua de borrajas. Porque si en cada pueblo, se repite, que los aparentemente buenos, salvan a los que con seguridad son malos, porque han ido a la escuela juntos o porque tienen negocios o sudan juntos llamando a las feromonas o se sientan a tomar café para arreglar sus embrollos, entonces no hablemos de salvar la nación y construir una nueva Argentina. O sea, dejen tranquilo al vecindario para decirlo con respeto lingüístico. Y mientras la justicia no se expida que nadie sabe por dónde se anda la señora de la balanza, con semejante torpedo disparado  al preso, pues que cada cual piense como quiera y pueda.

     Ahora bien, para que aparezca un corrupto también tiene que haber los capaces de ser corrompidos, de otra manera quedaría en simple ladrón,  y entonces, viendo lo que hemos visto, y en particular lo que no hemos visto, y solo han visto los corruptos y los corrompidos, me llamaba la atención que tirara con tan grueso calibre a quien fue su benefactor con tanta obra que no cuajó  porque el viento pampero se la llevó; a la plata, claro. Vaya, con el muchacho, nada menos que con su padre. Putativo, claro. O sea, que el infierno son los otros. Y la podredumbre parece también ajena. Sin embargo,  corromper es alterar la forma de algo, por ejemplo los cimientos éticos y morales en que se funda y sostiene una nación. Y el meollo del asunto bien puede pasar por alterar y echar a perder las distintas faenas a que están adscriptos los hombres y mujeres, en este caso políticos, los de muy arriba y los de muy abajo y todos los que en los distintos niveles están en el medio.

     Y para ello en la dupla debe estar el pervertido y el dueño de la perversión. Debe estar aquel que soborna y quien gusta de ser sobornado, que por interés baila el mono. Quiero decir a nivel general, que quienes han estragado un municipio no pueden tirar piedras, aunque esté de moda, a quienes le han dado los planos de los estragos. Y ello es una buena manera de partir hacia la fama que da el dinero, aunque el mismo dinero, descoyunte y dé al traste con la honra. Sin embargo, convertidos en adalides de los oprimidos. Ahí estaban el otro día votando contra el gobierno y tratando de botarlo  a pedrada limpia y otras argucias sin importarles los jubilados, como ha sido siempre. Y estaban los amigos del bali y él mismo adentro, mientras, afuera, la vieja  guardia con su clase magistral de prehistoria.

La Mañana

Monedas

Sitio web de referencia: Banco Nación

Moneda Compra Venta
Dolar U.S.A 19,70 20,20
Euro 24,70 25,70
Real 620,00 670,00